Mi regalo para el 14 de febrero

Cada vez que alguien me habla de San Valentín, no puedo evitar pensar en la escena de la peli de “Sexo en Nueva York” cuando Miranda está cenando con Carrie

Compartir